Rejoneadores

Rodrigo Santos

Nombre
Rodrigo Santos-Alonso Quintanilla
Fecha de Nacimiento
09/Septiembre/1966 (Ciudad Valles, S.L.P.)
Presentación:
07/Mayo/1987 (Santiago, Nuevo León)
Alternativa:
18/Marzo/1990 (Plaza México)
Confirmación:
17/Septiembre/1998 (Campo Pequeno de Lisboa)
Ficha Biográfica:
Con más de 900 corridas toreadas, Rodrigo Santos tiene en claro que se tiene que vivir pensando en el toro, pues sabe que así como los éxitos se cosechan, también, en un descuido cualquiera, se puede caer y perder el sitio, por lo que hay que trabajar y prepararse cada minuto.

Rodrigo tejió desde los primeros años de su vida la ilusión por un día llegar a ser un gran rejoneador; “recuerdo cuando tenía 6 años que le pregunté a mi papá cuántos caballos se necesitaban para ser rejoneador, él me dijo que cuatro, cuándo me dijo eso le pregunté cuánto costaba cada caballo, y me dijo que 30 mil pesos, pasaron los días y no dejaba de pensar en eso, así que decidí guardar la mitad (del dinero) que me daba para comprar el lonche en el recreo y poder comprar mi cuadra; sueños de niño que un día pude hacer realidad”.
Pasaron los años y el sueño de Rodrigo continuaba firme, querer ser rejoneador era lo único que pasaba por su mente y haría todo para conseguirlo, sin embargo estaba el freno de su familia, que le pidió que hiciera una carrera profesional antes de meterse de lleno al rejoneo.

A pocos meses de graduarse como ingeniero agrónomo, Santos ya comenzaba a entrenar y a torear fuera de los reflectores, hasta que decidió abandonar sus estudios, faltando solamente nueve materias para recibirse.

“Ya no quería saber nada de la escuela; como estaba viajando a Europa y entrenando mucho, gracias a Dios me empezó a ir bien, deje de los estudios y me dediqué de lleno a lo que es el rejoneo y mi familia me apoyó”, comentó Santos.

Rodrigo recordó que fue el 7 de mayo de 1987 cuando toreó por vez primera, en Santiago, Nuevo León, en un Festival Taurino junto a Gastón Santos, Felipe Zambrano, José Santos y Guillermo Chapa; después toreó otros festivales, una novillada en Tampico, y de ahí viajó a Portugal, regresando el 28 de agosto de 1988 para torear por vez primera en público, tarde en la que se aferró a su vocación, pues pasó una dura prueba de fuego al presentarse en su tierra, San Luis Potosí.

“Recuerdo muy bien esa tarde, alterné con Gerardo Trueba, Jorge Hernández y Carlos Arruza, ese día corté un rabo, toda la gente de pie, sorprendidos y disfrutándome; recuerdo que mi papá me decía ¿cómo le hiciste, a qué hora aprendiste?, le dije que toreando vacas y eso; de ahí me fui a Guadalajara y triunfé, después Morelia, donde corté orejas y rabo, en Juriquilla (corté) dos orejas, y así fue como comenzó mi carrera, me posicioné en lo alto desde un inicio”.

Con una novillada y 40 corridas, Rodrigo Santos llegó a tomar la alternativa en 1990, en la Plaza México, junto a Jorge Hernández y como testigos José María Fuentes y Gerardo Trueba, para dos años después irse a Europa a realizar una de las campañas más importantes de su carrera.

Después de tres campañas en Europa, donde logró sumar 39 corridas, 89 orejas y 14 rabos, Santos logró abrirse paso en otras latitudes como Sudamérica y Estados Unidos, refrendándose como la primera figura del rejoneo nacional.

Se despidió en la Plaza México el 18 de diciembre de 2016.